in

¿Dónde estamos con los dispositivos personales integrados?

embedded personal devices ¿Dónde estamos con los dispositivos personales integrados?

El transhumanismo no es el movimiento más popular. Como resultado, no hay muchas personas que se llamen a sí mismas transhumanistas. Sin embargo, hay muchas personas que simpatizan con los sentimientos detrás de dicho movimiento, sobre todo porque son extrapolaciones de actitudes que ya han dado forma a la sociedad moderna en gran medida. ¿Alguna vez ha considerado un dispositivo personal integrado y cómo podría cambiar su vida?

Tecnología

En resumen, el transhumanismo impulsa la creación de tecnologías sofisticadas que pueden usarse para impulsar las capacidades mentales de las personas, las capacidades físicas de las personas y producir mejoras notables en la condición humana. Como tal, los transhumanistas tienden a tener un gran interés en las tecnologías emergentes que pueden usarse para dicho propósito. Por ejemplo, existe un interés considerable por parte de dichos individuos en la bioimpresión 3D, que se puede utilizar para producir piezas biomédicas que imitan tejidos naturales para diversos fines. Del mismo modo, existe una apreciación similar por el aprendizaje automático, que ni siquiera se acerca a ser una verdadera IA, pero sin embargo es un paso claro en esa dirección.

Dicho esto, uno de los conceptos que más fascina a los transhumanistas es la integración del hombre y la máquina. Esto puede sonar como algo salido de la ciencia ficción, pero no obstante es algo en lo que se ha trabajado durante décadas y décadas, como lo demuestra el continuo interés en las interfaces cerebro-computadora y tecnologías relacionadas. Dicho esto, si bien las interfaces cerebro-computadora y las tecnologías relacionadas tienen una gran cantidad de usos potenciales, parece razonable decir que sabremos que realmente han llegado cuando comiencen a usarse para dispositivos personales integrados.

Por supuesto, eso plantea la pregunta de por qué alguien querría tener un dispositivo personal integrado. En teoría, los dispositivos personales integrados podrían permitir a las personas interesadas acceder a todas las funciones que vienen con los dispositivos personales estándar con aún más comodidad, considerando cómo podrían operarlos a la velocidad del pensamiento. Además, los dispositivos personales integrados podrían usarse para proporcionar otras características como la realidad aumentada con mayor facilidad debido a su conexión directa con el cerebro del usuario. Es incierto si estas promesas son suficientes para convencer a las personas de que instalen algo en su cerebro, pero considerando el entusiasmo por tales tecnologías que se puede encontrar en ciertas comunidades, parece seguro decir que al menos algunas personas interesadas decidirán ir por ellas. cuando estén disponibles para el público en general.

¿Cuáles son los obstáculos para los dispositivos personales integrados?

Sin embargo, es importante tener en cuenta que los dispositivos personales integrados todavía están muy lejos en el futuro. Los científicos han logrado enormes avances en la comprensión del cerebro humano después de décadas y décadas de investigación, pero nuestra especie aún está lejos del punto en el que podemos afirmar que hemos logrado incluso una medida limitada de dominio sobre él. Como resultado, no debería sorprendernos saber que los dispositivos personales integrados se ven obstaculizados por varios obstáculos, entre otras cosas porque no se trata de algo que dependa de un solo campo de estudio, sino que depende de una serie de campos notoriamente difíciles. que deben estar entretejidos para producir los resultados deseados.

Para empezar, instalar algo en el cerebro es un desafío serio por derecho propio debido a varios problemas. Un ejemplo sería cómo se supone que los implantes cerebrales se conectan con partes específicas del cerebro, lo que puede ser problemático cuando el cerebro tiene lo que a veces se ha llamado una consistencia gelatinosa. Debido a esto, no es raro que partes del cerebro se muevan, lo que hace que los implantes cerebrales pierdan su conexión con ellas. Desafortunadamente, esto está relacionado con otro problema de los implantes cerebrales, que es que son objetos extraños. Como tal, el cuerpo humano no se adapta bien a su presencia, lo que resulta en la formación de tejido cicatricial para protegerse de lo que ve como un intruso. Con el tiempo, las cicatrices pueden empeorar cada vez más y, como resultado, la conexión se vuelve cada vez más débil. Además, cuando el implante cerebral se desprende, puede terminar creando aún más tejido cicatricial como consecuencia.

Por supuesto, las diversas partes que están buscando dispositivos personales integrados están ideando varias formas de superar estos y otros desafíos. Esto se puede ver en cómo los implantes cerebrales se parecen cada vez menos al tipo de dispositivos electrónicos con los que estamos más familiarizados y prefieren un movimiento hacia estructuras que se asemejan cada vez más al propio cerebro humano. Algo que sirva para minimizar los posibles problemas antes mencionados. Actualmente, no hay implantes cerebrales que hayan logrado resolver estos problemas por completo, pero definitivamente hay implantes cerebrales que están avanzando a buen ritmo hacia este y otros fines importantes.

¿Veremos alguna vez dispositivos personales integrados?

Se están logrando enormes avances en implantes cerebrales, interfaces cerebro-computadora y tecnologías relacionadas. Como resultado, una vez que estas tecnologías hayan alcanzado el punto óptimo de ser efectivas, confiables y relativamente convenientes, es razonable decir que los dispositivos personales integrados no seguirán demasiado lejos en su estela. En estas circunstancias, puede parecer que los dispositivos personales integrados son más una cuestión de cuándo que de si.

Sin embargo, es interesante notar que hay otras partes como Facebook que están trabajando en versiones mucho menos invasivas de interfaces cerebro-computadora. Como era de esperar, la mayoría de las personas no están particularmente entusiasmadas con la idea de someterse a una cirugía cerebral. En parte, esto se debe a que la cirugía cerebral se considera excepcionalmente difícil, lo que a su vez significa que se considera que tiene un mayor potencial de que algo salga mal. Sin embargo, también debe tenerse en cuenta que el cerebro está conectado con lo que creemos que estamos en un nivel fundamental que otras partes del cuerpo no lo están. Como tal, si alguien experimenta complicaciones mientras se somete a un reemplazo de cadera, seguirá siendo él mismo. Por el contrario, si alguien experimenta complicaciones con la cirugía cerebral, eso podría tener un efecto muy real en su personalidad, en sus recuerdos y en los otros aspectos que hacen que las personas sean quienes son, lo cual es aterrador en un sentido existencial. Debido a esto, no sería de extrañar que los dispositivos personales integrados se dejaran de lado por completo debido a dispositivos similares que funcionan con principios similares pero que no necesitan una cirugía cerebral para ser instalados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Jeanne Greenberg Rohatyn 10 cosas que no sabías sobre Jeanne Greenberg Rohatyn

10 cosas que no sabías sobre Jeanne Greenberg Rohatyn

101039562 e1542987971877 Los 10 mejores hoteles Hyatt en los Estados Unidos

Los 10 mejores hoteles Hyatt en los Estados Unidos