in

Cómo construir un gran equipo de liderazgo: 6 condiciones para el éxito

Business World Cómo construir un gran equipo de liderazgo: 6 condiciones para el éxito

Desarrollar un gran equipo de liderazgo es la piedra angular del éxito en los negocios. Mejora el rendimiento y conduce a una mayor innovación sin la necesidad de que los gerentes o directores ejecutivos lo soliciten continuamente. Pero, ¿cómo se construyen los mejores equipos de liderazgo? Todo se reduce a la confianza. Si no confía en su personal, o peor aún, si ellos no confían en usted, las posibilidades de que todos trabajen juntos son escasas. Un estudio informa que la confianza es un problema real en las organizaciones. Continúa diciendo que las principales razones de los bajos niveles de confianza son un producto de trabajo de calidad inferior, la incapacidad para colaborar o ser cooperativo y la falta de comunicación abierta y transparente. Un gran liderazgo requiere más que simplemente reunir a un grupo de personas talentosas. Abordar cada área de interés para hacer crecer su organización más allá de la funcionalidad básica puede ser una verdadera lucha. Para ayudar, aquí hay seis condiciones que necesita para construir un gran equipo de liderazgo.

1. Definir propósito

Un propósito centrado en el láser es una fuerza impulsora detrás de las prioridades estratégicas más importantes de una organización. Requiere ir más allá del objetivo de mantenerse informados unos a otros. Dado que los equipos de liderazgo marcan la pauta y son responsables de convertir las visiones en realidad, tener un propósito compartido es clave. Aclara por qué existe el equipo, a quién sirven y los objetivos que deben alcanzarse juntos. Dar un paso más para delinear la confianza, el respeto y la dignidad puede ayudar a los miembros del equipo a saber cómo comportarse e interactuar entre ellos. Este es un caso en el que el líder debe usar su posición de autoridad para definir y establecer un objetivo claro. Para crear y mantener una cultura positiva, compartir una declaración de propósito de una manera que todos entiendan conduce a menos fricciones y a un aumento de la colaboración.

2. Esquema del modelo operativo

Para llevar la estrategia del sueño a la realidad, necesita un modelo operativo. Similar al plano de un edificio, describe cómo funciona un equipo hoy y cómo funcionará en el futuro. El tipo de modelo que necesita depende completamente del nivel de desafíos que enfrenta. Si sus objetivos son generalmente estables, un modelo operativo consultivo puede resultar útil. Esto incluye el intercambio de información relevante entre los miembros del equipo. Debatir las preocupaciones y los desafíos clave conduce a nuevas vías de aprendizaje. Abre la puerta a la prestación de asesoramiento y asesoramiento, y puede ayudar a que las decisiones estratégicas sean más cómodas. El liderazgo integrado puede funcionar mejor cuando se gestiona un crecimiento o una retracción significativos, como durante el lanzamiento de nuevas líneas de negocio o la reestructuración organizativa. Este es el método más interdependiente e involucra a los miembros del equipo a tomar decisiones en sus áreas de especialización. Para obtener resultados positivos en el crecimiento y la diversificación, la colaboración y los objetivos claros son cruciales para este modelo.

3. Supervisar métricas

La forma en que supervisa la implementación de la estrategia, la comunicación y el plan determina qué tan bien trabaja en conjunto un equipo de liderazgo. Además de ayudar a su grupo a mejorar, establece prioridades para abordar problemas desafiantes en la organización o entre las personas. Sin métricas adecuadas, es difícil mantenerse encaminado. Lo que elija medir para evaluar el desempeño depende en gran medida del propósito y la intención del equipo. Un factor que puede aplicarse a la mayoría es la asistencia. Si una persona llega tarde, se va temprano o decide no presentarse, puede arrastrar a todo el equipo. La amabilidad es otra. Preguntar a su grupo quién ha sido el más útil es un gran motivador cuando se hace de forma anónima. Identifica a los verdaderos hacedores y fomenta una cultura de trabajo en equipo. Comunique claramente lo que desea medir y cómo se realizará el seguimiento, para que todos estén en la misma página.

4. Crea conciencia de ti mismo

La autoconciencia describe cómo ve sus habilidades, capacidades y deficiencias. Los puntos ciegos pueden impedirnos realizar nuestro mejor trabajo. Por ejemplo, puede pensar que se está comportando de una manera, mientras que otros pueden ver sus acciones de manera diferente. Esto puede afectar la colaboración, la comunicación y el desempeño de su equipo. Para construir un equipo de liderazgo capaz, es fundamental practicar la autoconciencia. Llevarlo más allá de una evaluación de personalidad puede ayudarlo a verse realmente a sí mismo a través de los ojos de los demás. Ser consciente de cómo te ven los demás también crea un espíritu de empatía. Sin empatía, no se puede nutrir a una nueva generación de líderes.

5. Establezca una comunicación abierta

La comunicación abierta significa tener la libertad de desafiar, debatir y discutir temas e ideas. Crea una atmósfera que elogia las soluciones creativas y promueve la productividad. Desafortunadamente, es algo poco común en la mayoría de las organizaciones. Sin trabajo arduo y sin un compromiso de comunicación abierta por parte de todos los miembros del equipo, los sentimientos se hieren y las personas pueden sentirse amenazadas. Y cuando no se escucha la voz de alguien, o sus ideas encuentran oposición, el diálogo se detiene por completo. Al formar un equipo, usted juega un papel fundamental en cómo se aceptan las ideas en el grupo. Si demuestra estar abierto a la retroalimentación, escucha activamente las diferentes perspectivas y trata las opiniones discrepantes como una parte natural de la comunicación, el equipo seguirá su ejemplo.

6. Establecer estándares de responsabilidad

Ser responsable de los resultados es una dinámica de equipo compleja. Es fundamental ver al grupo como un todo, pero no olvides que está comprometido con los individuos. El éxito del equipo depende de las contribuciones de cada miembro. Para que los estándares de rendición de cuentas sean prácticos, deben ir más allá de medir los resultados básicos para incluir expectativas de insumos, calidad y desempeño. Una vez que se establecen, ser transparente al compartir los resultados ayuda a mantener los objetivos enfocados para que el equipo pueda crecer y cambiar en consecuencia. Esto requiere paciencia ya que todos comienzan a comprender que usted no es el único responsable de monitorear al grupo o resolver conflictos. En cambio, cada persona debe ser responsable de abordar las inquietudes con sus compañeros de manera directa y respetuosa.

En resumen

Para lograr grandes objetivos, necesita un gran equipo de liderazgo. La construcción de uno requiere que usted asuma un papel activo en la definición del propósito, el modelo operativo y el método de seguimiento de la rendición de cuentas. Abordar cada uno de estos no es fácil. Pero guiar y fomentar una cultura de autoconciencia y comunicación abierta puede conducir al éxito continuo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

University of Washington Quad cherry blossoms 2014 18 13348002824 scaled e1581421786898 Los 20 ex alumnos más notables de la Universidad de Washington en negocios

Los 20 ex alumnos más notables de la Universidad de Washington en negocios

Credit Card 7 elementos de una buena solicitud de crédito

7 elementos de una buena solicitud de crédito